Mié. Jun 16th, 2021

Existen personas que suelen complacer por demás a sus jefes y compañeros de trabajo. Estas personas suelen ser las que siempre dicen que “si” ante cualquier tipo de petición. Lo que suele ocurrir con este tipo de personas, es que suelen ser un blanco fácil a la hora de utilizarlas para realizar actividades y tareas que nadie quiere hacer. Si eres de los que les cuesta decir que “no” en tu trabajo, hoy te mostraremos 4 estrategias que te permitirán evadir tareas y exigencias, sin hacerte quedar mal con tu jefe.

Bruce Tulgan, fundador de la firma estadounidense de entrenamiento para directivos empresariales “Rainmaker Thinking” y autor de unos cuantos libros exitosos, nos dice lo siguiente: «La única forma de tener éxito es aprender a decir que no, haciendo que las personas se sientan respetadas». Pero sabemos que esto puede resultar ser algo difícil, sobre todo cuando el nivel de trabajo nos desborda, y la competencia entre empleados aumenta cada día más y más.

Aun así, las personas que suelen estar acostumbradas a decir “si” a todo, suelen gastar demasiadas energías en cosas que a veces resultan ser no tan importantes. Es por esto que a continuación te hablaremos de 4 estrategias que podrás utilizar en tu trabajo cuando quieras decir que no y no sepas cómo hacerlo.

4 Estrategias para aprender a decir NO en el trabajo

Hace las preguntas correctas

Siempre que alguien te pida hacer algo en tu trabajo, escucha muy bien el pedido, y toma nota de cada detalle del requerimiento. De esta manera, la otra persona se dará cuenta de que realmente te estás preocupando por la solicitud, y comprenderá que estás actuando de manera responsable.

Mirándolo desde otra manera, si alguien te pide que hagas algo y tú empiezas a cuestionar cada punto de la solicitud, tendrás cada vez más posibilidades de que dicha tarea sea solicitada a otra persona y no a ti. De hecho, cuando hacemos buenas preguntas, también somos capaces de lograr que la otra persona se replantee sobre si lo que nos ha pedido es realmente necesario para la empresa. En medio de la charla, intenta buscar alternativas y excusas viables que te permitan no realizar la tarea.

Da buenas razones para decir que no

Otra buena alternativa para aprender a decir que no en el trabajo, es ofrecer buenas razones acerca de por qué no quieres (o puedes) realizar la actividad o tarea que se te está pidiendo. Lo más efectivo, es que intentes demostrar a tu jefe o compañero de trabajo que estás verdaderamente ocupado con algo que también es muy importante para la empresa. De esta manera, la otra persona no querrá distraerte, y simplemente se alejará de ti para dejar que continúes con lo tuyo.

Otra buena alternativa, y principalmente si el pedido viene de parte de tu jefe, es intentar negociar algunas actividades por otras. De esta manera, si terminarás haciendo lo que tu jefe te pide, pero dejarás otras tareas de lado. Solo estarás priorizando.

Facilita el éxito de la otra persona

Otra manera de no realizar una actividad que se te ha encargado, es ofrecerte para buscar a alguien que esté más capacitado para realizarla. Te aseguramos que en tu trabajo siempre encontrarás a alguien que quiera hacerlo todo y que no se molestará por ello, sino todo lo contrario. De esta forma, causarás felicidad a dos personas: la que realiza el pedido, y la que lo hará con mucho gusto y placer.

Otra buena opción, es aceptar la demanda, pero poniendo condiciones. Por ejemplo, puedes decir “Si puedo realizar esa tarea, pero en dos semanas”, o puedes decir que lo harás luego de que termines lo que estás haciendo ahora. Utiliza tu creatividad, y aplica una buena excusa que te sirva para zafar en ese momento.

Realiza un seguimiento detallado

Si alguien te ha pedido que realices una tarea o actividad, y te has lavado las manos de muy buena forma, no olvides que lo más recomendable es hacer un seguimiento detallado de la situación. Luego de un rato o de unos dias, acércate nuevamente a la persona y pregúntale como le fue con su pedido, si finalmente consiguió a alguien que pudiera ayudarlo, y si todo salió acorde a lo esperado. De esta manera, estarás dando a entender que tienes buena disponibilidad para hacer las cosas, pero que justo en esa ocasión no pudiste ayudar a resolver el problema. Al finalizar la charla puedes decir, “para la próxima cuenta conmigo”.

No cabe duda alguna de que lidiar con nuestros jefes y compañeros de trabajo no es una tarea para nada sencilla. En ocasiones necesitamos estar muy bien preparados para saber cómo contestar y cómo actuar frente a las exigencias de nuestros superiores. Aun así, si prestas atención a los conejos que te hemos dado, verás cómo podrás aprender a decir que NO en tu trabajo, sin luego sentir culpa por ello.

Por Flor

Deja un comentario