Vie. Sep 17th, 2021

Para algunas personas, el hecho de mantener el equilibrio entre el trabajo y la familia suele ser una tarea sumamente difícil de llevar a cabo. En ocasiones, las actividades laborales suelen demandarnos demasiado tiempo y atención, por lo que nuestras relaciones personales y familiares se pueden ver afectadas. En este artículo te mostraremos cómo lograr un equilibrio entre trabajo y familia, para que así puedas desarrollarte al máximo no solo como profesional, sino también como persona.

5 claves para lograr un perfecto equilibrio entre el trabajo y la familia

Las tensiones entre nuestro trabajo y nuestras relaciones personales, suelen aparecer cuando nos cargamos de responsabilidades y compromisos en nuestros empleos. Muchas personas suelen trabajar de lo que realmente les gusta, por lo que disfrutan tanto de sus trabajos que les es casi imposible mantenerse alejadas de ellos. 

Algunas otras personas no disfrutan tanto de sus trabajos, pero aman el hecho de ser sumamente productivas y rendir al máximo, algo que no está mal. El verdadero problema comienza cuando dedicamos un tiempo excesivo a nuestras actividades laborales, dejando así de lado nuestras responsabilidades dentro de nuestro rol en la familia.

Además, no debemos de olvidar que el exceso de trabajo es sumamente perjudicial para la salud. Existen estudios que demuestran también que trabajar más de lo recomendado, disminuye los niveles de productividad de las personas en sus empleos y en la vida misma.

Si eres de los que no sabes muy bien cómo establecer un punto medio entre tus actividades laborales y tus relaciones personales, a continuación te dejamos 5 claves para lograr un perfecto equilibrio entre el trabajo y la familia. Presta mucha atención a lo que leerás a continuación.

Establece tus valores y los de tu familia: Cuando sabes muy bien cuáles son tus valores, te será más fácil marcar un límite entre tus distintas actividades. Reconoce que es lo más importante para ti, y actúa acorde a ello.

Fíjate metas: Cuando tenemos una familia formada, existen algunas metas personales que quizás deban de ser postergadas por algún tiempo. Una familia exige de nuestra atención y cuidado, por lo que debes de tener en cuenta que una vez que la tengas, no deberás de pensar tan solo en ti. Ten una conversación con tus familiares, y establece metas y objetivos claros, tanto para tu familia misma como también para ti mismo.

Administra tu tiempo y establece prioridades: Cuando tenemos muchas cosas en nuestra mente, y el tiempo parece ser demasiado escaso, es necesario recurrir a un plan de organización. En la vida, tendrás que reservar tiempo para tu empleo, para tus estudios, para tu familia, para tus amigos e incluso para ti mismo. Aunque parezca demasiado, esto es posible. Tan solo establece cuáles son tus prioridades, y divide tu tiempo en base a esto.

Utiliza una buena comunicación: Si tienes problemas para marcar un límite entre tu trabajo y tu familia, asegúrate de hacer planes que te permitan organizar mejor tus rutinas. Reserva ciertos momentos para el trabajo, pero también algunos otros para pasar exclusivamente en familia. Por ejemplo, intenta permanecer los fines de semana alejado totalmente de tu trabajo, para así poder dedicar este tiempo a ti mismo y a tu familia.

No quieras hacerlo: todo: Nuestro empleo y nuestra familia son dos factores claves y de suma relevancia en nuestra vida. Aun así, recuerda que en ambos sitios no eres el único integrante. En el trabajo, tendrás otros compañeros que también trabajarán a la par contigo, por lo que no intentes hacer todo tú solo. Lo mismo sucede en la familia. Aprender a delegar en una clave crucial a la hora de establecer límites en nuestra vida en general.

No te olvides de ti mismo

Ahora que ya conoces las 5 claves que te permitirán establecer un equilibrio entre tu trabajo y tu familia, no debes de olvidar que también necesitas dedicar algunos momentos para ti. Cuando el trabajo y la familia se vuelven demasiado abrumadores, siempre necesitaremos de un buen momento con notros mismos. Si tienes hobbies, reserva tiempo para realizarlos. También puedes practicar algún deporte o actividad que sea de tu agrado.

Marcar límites es algo crucial para lograr nuestro saludable desarrollo personal. Una vez que aprendas a hacerlo, te aseguramos que te sentirás mucho mejor contigo mismo y con todos a tu alrededor. La clave del éxito siempre la encontrarás en el equilibrio, por lo que asegúrate siempre de mantenerlo en tu vida.

Comienza a implementar los consejos que has aprendido hoy, y te aseguramos que en muy poco tiempo podrás percibir los cambios en tu vida.

Por Flor

Deja un comentario