Vie. Sep 17th, 2021

Todas las personas que trabajan con marketing saben que los 4 pilares básicos de este, siempre han sido las 4 P: Producto, Precio, Place (lugar) y Promoción. Pues bien, en el mundo moderno estos 4 conceptos han pasado a ser sustituidos por las 4 C del marketing: Consumidor, Costo, Conveniencia y Comunicación. En este artículo veremos por qué el paradigma del marketing ha sido modificado, y cuáles son las ventajas de sus nuevos cuatro pilares.

Las 4 C del Marketing

Hoy en día, para que una estrategia de marketing funcione, debemos de concentrarnos exclusivamente en la experiencia del cliente. Es debido a esto que las agencias suelen desarrollar estrategias de branding, las cuales permiten mejorar la interacción y la comunicación con los usuarios y clientes.

Mientras que las 4 P del marketing se centraban primordialmente en el vendedor y en la estrategia misma de venta, los nuevos pilares ponen su atención en el cliente, y en su experiencia vinculada al producto. A continuación analizaremos en detalle cada una de las 4 C del marketing.

CONSUMIDOR

La primera C del marketing, intenta enfocarse en las necesidades del cliente. Cuando ofrecemos nuestro producto o servicio a alguien, lo hacemos porque creemos que la otra persona necesita de dicho requerimiento. En este punto, es crucial estudiar el perfil del consumidor, para saber así que tipo de necesidades tiene. En base a esto, podremos desarrollar nuestra estrategia de marketing.

El consumidor es el recurso más valioso de toda empresa, ya que es quien va a generar la ganancia. Las empresas más prósperas de nuestros tiempos, tienen equipos de colaboradores especialmente enfocados en el análisis de las necesidades del cliente. Una vez que se han conocido estas necesidades, es más fácil elaborar luego productos que las satisfagan.

COSTO

La segunda C del marketing, es el costo.  Ahora bien, cuando hablamos de costo no nos referimos precisamente al precio de un producto o servicio, sino que se trata de un concepto que va mucho más allá de esto.

El costo refiere a las ventajas o desventajas que trae el producto para el cliente. En este sentido, podemos tomar en cuenta por ejemplo el tiempo que el cliente invertirá para conseguir el servicio/producto. Podemos también hablar de los trámites que se deberán hacer para adquirir lo que se ha comprado. Como lo vemos, el costo es un concepto que se extiende mucho más allá del precio.

A la hora de analizar el costo de un servicio o producto, será necesario preguntarnos qué dificultad encontrará el cliente para llegar al mismo.

CONVENIENCIA

Cuando hablamos de conveniencia, hacemos referencia a la facilidad mediante la cual el cliente puede acceder a cierto producto. En este punto, es necesario realizar un detallado análisis acerca de las posibilidades del cliente. Un claro ejemplo de esto, es el hecho de crear una página web, para que así las personas puedan hacerse de nuestros productos de manera simple, sin tan siquiera moverse de sus casas.

Debemos de hacer que nuestros servicios sean fáciles de adquirir por nuestro público específico. Por ejemplo, también podemos contar con personas especializadas, que se dediquen tan solo a trasladar el producto hacia el cliente. De esta manera, evitaremos que las personas tengan que moverse hacia el lugar físico de compra.

COMUNICACIÓN

La comunicación entre la empresa y el cliente resulta ser un factor clave, dentro de una buena estrategia de marketing. Es por este motivo que hoy en día el rol de las redes sociales pasa a ser central en el programa de publicidad de todo negocio. Mediante este tipo de herramientas, nos es posible mantener una comunicación constante con nuestros clientes y potenciales clientes.

Para toda empresa es de vital importancia crear una especie de conexión emocional con sus usuarios y clientes. Gracias a esto, podremos obtener fieles seguidores de nuestra marca, los cuales además se encargarán de promocionar nuestros productos. Un cliente satisfecho es la mejor herramienta para atraer nuevos clientes hacia nuestro negocio.

Conclusiones

En la actualidad, la globalización y el avance tecnológico nos permitente mantener un panorama más claro y real acerca de nuestro entorno. Gracias a esto, podemos conocer cuáles son las necesidades de las personas que nos rodean, para así luego crear productos y servicios que satisfagan estas necesidades. Una buena estrategia de marketing, siempre se centrará en las necesidades del consumidor, más que en la venta misma del producto.

Si quieres crear una buena campaña de marketing para tu empresa, lo primero que debes de hacer es trabajar en las 4 C del marketing. Intenta conocer a tu público y acercarte a él, para así poder crear un vínculo de confianza y fidelidad inquebrantable. Antes de lanzar tu producto al mercado, realiza un detallado análisis acerca de los beneficios que dicho producto traerá a tus clientes.

Por Flor

Deja un comentario