Vie. Sep 17th, 2021

El mundo está atravesando por un contexto sumamente particular, debido a la pandemia por COVID-19. En los últimos meses, han sido varios los negocios y empresas que han debido cerrar sus puertas debido al fuerte impacto del virus. Frente a este hecho, han surgido algunas alternativas que han ayudado a que el mercado financiero no se derrumbe de manera total. Analicemos a continuación cuales son las medidas que han tenido que ser tomadas, para contrarrestar los efectos de la crisis sanitaria mundial actual.

¿Cómo contrarrestar los efectos de la pandemia a nivel financiero?

La pandemia por coronavirus ha hecho que las personas deban de mantenerse lo más alejadas posible entre ellas mismas. El virus es muy contagioso, por lo que ha sido necesario disminuir el contacto social al máximo. Esto ha hecho que las distintas empresas deban de implementar nuevas formas de trabajo, las cuales no involucren el contacto entre personas. Pues bien, una de las alternativas que ha surgido en base a esto, es el teletrabajo.

Hoy en día, el teletrabajo se ha convertido en un término más que frecuente en las distintas partes del mundo. Si las personas no pueden estar en contacto entre ellas y tampoco pueden trasladarse a sus trabajos, entonces pueden realizar sus tareas desde casa. Esta modalidad ha traído muchos beneficios, teniendo en cuenta el contexto mundial actual.

Pero además del teletrabajo, en estos últimos tiempos han surgido también algunas otras alternativas que han hecho posible que los trabajadores se sientan cómodos y seguros a la hora de realizar sus quehaceres laborales. Hablamos de acuerdos de trabajo flexible, los cuales van desde la implementación de la semana laboral de cuatro días, hasta una disminución de horas en la jornada de trabajo.

Estas nuevas medidas de trabajo flexible, no solo han surgido con el fin de brindar mayor comodidad al trabajador, sino que tienen también otro trasfondo. Mediante la modificación de hábitos laborales, se pretende generar un nuevo orden social en el cual las aglomeraciones no sean tan masivas. Gracias a esto, los mercados habituales podrán seguir funcionando, a pesar de la existencia de la pandemia por coronavirus.

Un nuevo orden laboral y social

Las nuevas medidas de trabajo flexible han sido estudiadas y analizadas en detalle, para así lograr asegurar que realmente otorgan alguna ventaja al mercado financiero. Uno de los beneficios más notables de estas nuevas alternativas, es que brindan la posibilidad de aumentar la tasa de empleo. Muchos países han creado una estrategia laboral mediante la cual se disminuye el horario de la jornada laboral, para así poder mantener una tasa de contratación estable. En otras palabras, cada empleado trabaja menos tiempo, para que así todos puedan mantener su trabajo. Se trata de una especie de tratado de solidaridad compartida.

Ahora bien, para implementar estas nuevas medidas de trabajo, hace falta también ajustar el marco legal. La nueva normalidad requiere del ajuste de los marcos normativos, los cuales deben de permitir nuevas formas de trabajo.

Además, existe un punto crucial que debe también ser tenido en cuenta a la hora de pensar en un nuevo orden social y una nueva normalidad. Las personas debemos de aprender a pensar desde un enfoque integral, no solo en cuestiones relacionadas a lo laboral, sino también en cuestiones sociales en general. El nuevo contexto exige del compromiso y la responsabilidad de todos. Ya se acabaron los tiempos en los cuales solo veíamos por nosotros mismos. Es momento ahora de pensar en el bien de todos, para así entre todos poder salir a flote.

Flexibilidad laboral en América

Las nuevas medidas de flexibilidad laboral parecen ser todo un éxito en países de Europa. Ahora bien, en América todo se torna un poco más complejo. Nuestro continente se ha caracterizado siempre por mantener normativas rígidas y estrictas en cuanto al trabajo, por lo que llegar a modificar algunas reglas puede llegar a ser una tarea no tan sencilla.

De todas maneras, sabemos que las necesidades del mercado internacional llevarán a que nuestros países también lleguen a adoptar nuevas medidas laborales, las cuales beneficien al trabajador y al contexto social en general. Cuanto antes sean adoptadas estas medidas en las empresas, más pronto lograremos salir del contexto de crisis actual.

La pandemia por COVID-19 ha llegado para enseñarnos a pensar de una manera distinta, en la cual involucremos los valores y necesidades de todos. Es necesario dejar la individualidad de lado, y pensar en el bien general de nuestra sociedad, ya que es únicamente mediante esta forma que conseguiremos salir a flote.

Tomar el ejemplo de otras naciones más avanzadas, es algo crucial para definir nuevos rumbos para nuestra economía. Si tenemos la posibilidad de ajustar nuestras costumbres a otras que nos garanticen mayores beneficios, ¿por qué no hacerlo? Es momento de innovar, y  de crear un nuevo paradigma social que nos permita transformarnos como sociedad.

Por Flor

Deja un comentario