Vie. Sep 17th, 2021

Las personas tolerantes, son aquellas que suelen aceptar el punto de vista de las otras personas, por más de que este no sea el suyo propio. Mantener una actitud tolerante suele ser crucial a la hora de establecer buenos vínculos laborales y personas. En este artículo te mostramos cómo aprender a ser más tolerante con las demás personas.

Tolerancia: un valor primordial a la hora de establecer buenos vínculos

Hoy en día vivimos en una época en la cual el individualismo y la competitividad no suelen dejar espacio para la comprensión y la tolerancia. Cada persona intenta imponer su punto de vista, sin tan siquiera escuchar lo que el otro tiene para decir. Se trata solo de tener la razón, para demostrar así que somos mejores que los otros. Esta es una actitud errónea que debe de ser modificada cuanto antes.

Defender nuestras creencias no es algo que esté mal, sino todo lo contrario. El problema llega cuando nos enceguecemos con nuestro punto de vista, y no damos lugar a nuevas opiniones y conjeturas. Las personas deben de ser comprensivas y empáticas, y para que esto suceda es necesario escuchar y respetar lo que los demás tienen para decir.

5 consejos para aprender a ser más tolerantes

Ser conscientes de los sesgos personales

Nuestras creencias y pensamientos nos definen, por lo que solemos pensar que si alguien nos hace dudar de lo que hemos creído desde siempre, estará en juego también la constitución de nuestra propia identidad. Este tipo de sesgos puede llevarnos a ignorar (consciente o inconscientemente), la información que nos dice que nuestro punto de vista es erróneo.

Si aprendemos a ser capaces de dominar nuestro propio modelo de pensamiento, podremos evitar caer en este tipo de sesgos. Debemos entrenar a nuestra mente para que sea totalmente neutral y objetiva.

Rodearnos de personas diversas

Las personas que suelen ser más tolerantes con otras personas, suelen ser aquellas que se mueven en distintos de ambientes. Esto les permite conocer distintos tipos de realidades, y comprender mejor otros modelos de pensamiento que no sea el suyo propio. Si nos movemos siempre en el mismo ambiente, no conseguiremos entender la manera en la que piensan otro tipo de personas.

Escuchar para comprender, no para responder

La mayoría de los conflictos y malos entendidos entre las personas, suelen surgir debido a que se escucha tan solo para responder, sin tan siquiera comprender lo que se ha escuchado. Algunas personas están más preocupadas por demostrar al otro que su punto de vista es más adecuado, que por resolver verdaderamente el conflicto.

Si queremos aprender a ser más tolerantes con los demás, debemos de mantener una escucha activa y responsable, la cual nos permita comprender el modelo de pensamiento de la otra persona. Antes de juzgar a alguien, recuerda siempre que toda opinión no es más que un simpe reflejo de la historia personal de cada persona. Intenta ser más comprensivo y paciente con el otro.

Cuando estemos en una conversación con alguien más, intentemos comprender por qué la otra persona piensa o actúa como lo hace. Esto nos ayudará a juzgar menos, y a ser más solidarios.

No temer cambiar de opinión

Recuerda que ser tolerante también implica ser autocrítico, por lo que será necesario que replantees tu propio punto de vista, para analizar así si este es válido o no. Las personas suelen defender a muerte sus creencias y actitudes, tan solo porque no quieren quedar del lado del “perdedor”. Se trata tan solo de una cuestión de orgullo. Pues bien, las personas más valientes y admiradas, son aquellas que reconocen sus errores, y que tienen el valor para repararlos.

La importancia de ser tolerantes con los otros

Las personas vivimos en constantes interacciones sociales. Hoy en día, nuestro mundo es tan dinámico que es común que cambiemos nuestros círculos sociales de manera constante: nos mudamos, conseguimos nuevos trabajos, realizamos viajes, hacemos nuevos amigos, etc.  Si no somos tolerantes y empáticos con los demás, es probable que no tengamos éxito en nuestra vida, ya que nos vamos a encontrar constantemente con distintos tipos de personas, las cuales no siempre pensarán como nosotros.

El ejemplo más claro de esto es nuestro trabajo, ya que se trata de un lugar en el cual tenemos que convivir con varias personas, las cuales en ocasiones no suelen ser de nuestro agrado. Si no aprendemos a ser tolerantes y respetuosos con ellas, puede ser que seamos nosotros los más afectados.

Todas las personas deben de ser tolerantes en cada ámbito de su vida, para así generar ambientes y círculos sociales más saludables y felices.

Si te ha gustado nuestro artículo, déjanos tu comentario y dinos cuál es tu opinión acerca de la tolerancia hacia las demás personas.

Por Flor

Deja un comentario