Jue. Jun 17th, 2021

Debido al confinamiento ocasionado por la pandemia de coronavirus, muchos países del mundo han tenido que suspender las clases en sus distintos niveles, ya sea de manera parcial o total. Estudiar desde casa puede ser algo no tan simple, especialmente para los jóvenes de menor edad. En este artículo veremos cómo aprender a estudiar desde casa, para así no perder el ritmo educativo, a pesar de la pandemia.  

5 consejos para aprender a estudiar desde casa

Los centros educativos de gran parte del mundo han debido de cerrar sus puertas, debido a la pandemia por coronavirus. Ante este hecho, algunas familias no saben muy bien cómo debe de funcionar el nuevo modelo de “estudiar desde casa”. Algunos padres se preguntan cómo motivar a sus hijos para que estos estudien y no se distraigan con otras actividades cotidianas. A continuación, veremos 5 consejos para aprender a estudiar desde casa, en épocas de confinamiento.

Crear un ambiente de estudio

Si creamos un ambiente y una rutina educativa dentro de casa, nuestros niños se acostumbrarán más rápido a adoptar esta nueva costumbre. Esto es algo que sucede con todos nuestros hábitos; si por ejemplo, una noche nos olvidamos de cepillarnos los dientes antes de ir a la cama, es probable que nuestro cerebro perciba que este hábito ha faltado. Pues bien, lo mismo sucede si creamos una rutina de estudio, y la respetamos cada día. Bastará tan solo con acondicionar un espacio de la casa con artículos de estudio, y dedicar algunas horas diarias a dicho espacio.

A continuación te dejamos una serie de pautas para que puedas crear una buena rutina de estudio en tu casa.

  • Despierta a tus hijos siempre a la misma hora, ya que si se levantan de la cama cuando quieren, será como si estuvieses de vacaciones.
  • Cuando comiencen a estudiar, deben estar en un ambiente silencioso y sin distracciones.
  • El lugar de estudio deberá de estar en su propio dormitorio, o bien en algún salón de estudio dentro de la casa, pero nunca en la cocina o en la sala de estar.
  • Mientras se está estudiando no se debe permitir el uso de dispositivos electrónicos de ningún tipo.
  • No es necesario comer mientras se está estudiando, aunque si es buena idea mantener cerca un vaso de agua.

Organiza el trabajo

Luego de que hayas organizado una rutina estricta de estudio para tus hijos, el siguiente paso será administrar las áreas de estudio. Lo mejor será comenzar por las materias o tareas más difíciles, para luego culminar con las más fáciles. Recuerda que al inicio, el cerebro se encuentra más descansado, por lo que será ideal comenzar con lo que requiere de más atención y concentración.

Además, los niños y jóvenes también podrán tomarse descansos breves de 10-15 minutos entre una tarea y la otra. En este tiempo, pueden pasearse por la casa o por el patio, pero nunca distraerse con dispositivos electrónicos, ya que esto los desconcentrará, y será como volver a empezar desde cero.

Dejarles autonomía

Es importante que los jóvenes de nuestro hogar confíen en nosotros, y que sientan que también nosotros confiamos en ellos. En un principio, puedes optar por dejar que ellos mismos tomen las riendas de sus propias rutinas de estudio. Si ves que todo va bien, siempre podrás seguir confiando en ellos, aunque nunca debes de perder el control.

Además, si hacen bien sus tareas y respetan sus rutinas de estudios, siempre puedes premiarlos, para que conozcan así el valor de sus propios esfuerzos. Esto hará que su autoestima y seguridad se desarrollen de una manera saludable.

Reforzadores positivos

La sociedad de hoy en día está acostumbrada a resaltar solo lo desagradable de las personas. Nosotros en nuestro hogar, debemos de crear el hábito de destacar todas las cosas positivas que veamos en nuestros hijos, ya sea en sus rutinas de estudio o en cualquier otra área. Está claro que también debemos hacer énfasis en las cosas que no hacen bien, pero siempre será importante también destacar lo bueno. De esta manera lograremos motivarlos, incentivarlos y aumentar su autoestima.

Disfrutar en familia

Para motivar a nuestros niños a estudiar, no hay nada mejor que prometer algo muy bueno para cuando acabe la rutina de estudios. Luego de que todos hayan realizado sus actividades y cumplido con sus tareas, siempre debemos de reservar tiempo para divertirnos y celebrar en familia. Recordemos que una familia saludable siempre se compone de momentos felices y de unión.

Además, luego de seguir las reglas de estudio, ¡es hora de gritar y hacer mucho ruido!

¿Tienes algunas otras ideas para fomentar el estudio en casa? Puedes compartirnos tu opinión y decirnos que tal te ha parecido nuestro artículo.

Por Flor

Deja un comentario