Vie. Sep 17th, 2021

En la actualidad, el auge de la tecnología es más que evidente. Todas las personas, sin importar su edad, están expuestas continuamente a distintos artefactos y estímulos tecnológicos, algo que puede llegar a ser un verdadero problema. En este artículo veremos cómo evitar que la tecnología se convierta en una adicción para nuestros niños y adolescentes.

¿Cómo prevenir la adicción a la tecnología?

El Servicio de Asuntos Sociales de la Universidad de Salamanca ha afirmado que existen diversos tipos de adicciones a las TIC, entre los cuales destacamos la adicción a las redes sociales y a las redes de mensajería instantánea (Facebook, Instagram, WhatsApp, Telegram, etc.), y la adicción a los videojuegos (principalmente juegos de rol). Además, existe también una adicción denominada infosurfing, la cual consiste en la navegación continua en la web, sin ningún objetivo en concreto.

Lo peor de todo, es que si bien este tipo de adicciones son mayormente encontradas en poblaciones jóvenes (niños y adolescentes), existe también un buen porcentaje de adultos que las padece. Pensemos en lo complejo que puede ser el hecho de combatir la adicción a la tecnología en niños y adolescentes, cuando sus principales referentes también las padecen.

El psiquiatra y doctor español Jaume Eroles nos dice:

“Cualquier actividad que provoca satisfacción en nuestra vida diaria, puede convertirse en conducta adictiva si se pierde el control sobre su uso. No hace falta tener una predisposición a la dependencia a las TIC, sino que inadvertidamente se puede pasar de forma progresiva del uso al abuso y a la dependencia; del divertimento al vasallaje”.

Además, el doctor vuelve a hacer énfasis en el hecho de que si bien este tipo de adicciones se consideran como un trastorno típico de la adolescencia, los adultos no están exentos de este riesgo.

Consejos para prevenir la adicción a las TIC

Horario de uso estipulado

La Academia Americana de Pediatría, nos dice que los niños menores a los 18 meses no deben de estar expuestos a pantallas de dispositivos tecnológicos. Los niños de 18 meses a 2 años, solo pueden hacerlo siempre y cuando se encuentren acompañados por un adulto. Luego, hasta la edad de 5 años los niños podrán estar frente a pantallas de dispositivos tecnológicos solo una hora a diario. Es después de los 6 años que los niños ya podrán usar dispositivos de este tipo, pero siempre bajo la supervisión y los límites impuestos por un adulto.

El adulto como principal referente

Nunca debemos de olvidar que los adultos somos el ejemplo para los más pequeños del hogar. Si no quieres que tus hijos utilicen el teléfono móvil durante el desayuno o la cena asegúrate de no hacerlo tú tampoco, ni siquiera por motivos de trabajo. Los niños y adolescentes deben de aprender a respetar los horarios, mediante el claro ejemplo de un adulto responsable.

La importancia de fomentar las relaciones sociales y físicas

Uno de los peligros más evidentes de la adicción a la tecnología, es que este tipo de dispositivos llevan a aislar a los jóvenes. Los niños y adolescentes mantienen conversaciones por distintas redes sociales, pero no interactúan físicamente con otras personas. A la larga, esto puede causar consecuencias graves en las relaciones interpersonales de nuestros hijos. Es por este motivo que siempre será importante que nuestros niños y adolescentes pasen tiempo fuera de casa, ya sea en el parque, en la fiesta de algún amigo, o bien de paseo en algún centro comercial.

Deportes

El deporte y las actividades físicas en equipo, son excelentes estímulos para que nuestros hijos desarrollen su nivel de interacción social, y su capacidad competitiva. Nuestros hijos deben de realizar algún tipo de deporte, o bien al menos realizar algún tipo de actividad física unas cuantas veces a la semana.

Conclusiones

La tecnología nunca será un problema para nuestra familia, siempre y cuando sepamos marcar límites. El verdadero problema surge cuando los padres están demasiado ocupados en sus rutinas como para controlar lo que están haciendo sus hijos. De una manera u otra, siempre debemos de estar muy al pendiente de lo que sucede con los miembros más jóvenes de nuestra familia.

Si logramos actuar de manera responsable y segura, la tecnología jamás será un problema para nosotros ni para nuestros hijos. Además, no olvides el consejo más importante. Tú eres el ejemplo para tus hijos, por lo que no hagas lo que no quieres que ellos tampoco hagan.

¿Cuántas horas dedican a diario tus hijos a los artefactos tecnológicos? De seguro te gustará mucho compartir con nosotros tu opinión.

Por Flor

Deja un comentario