Lun. Abr 19th, 2021

Ser los mejores en lo que hacemos, no depende tan solo de un solo factor. Para conseguir destacarnos por sobre todos los demás, debemos de contar con una serie de requisitos y requerimientos multifacéticos, los cuales en su conjunto son capaces de convertirnos en personas excepcionales. En este artículo te contamos cuales son los tres factores decisivos que harán que te conviertas en el mejor.

¿Cómo convertirnos en seres excepcionales?

Son muchos los estudios que se han llevado a cabo con el fin de lograr identificar cuáles son los factores que llevan a convertir a una persona en un ser excepcional. Las personas que suelen desatacarse por encima de los demás, y ser los mejores en sus áreas, cuentan con una serie de habilidades originadas a partir de factores ambientales e individuales multifacéticos.

En muchas ocasiones, solemos pensar que estas personas simplemente han nacido con un don especial, pero esto no es así. Todos podemos trabajar duro para convertirnos en seres excepcionales, aunque también es cierto que existe cierta predisposición genética involucrada en este hecho.

El hecho de ser capaces de comprender por qué personas como Bill Gates o Michael Jordan son quienes son, nos abre una nueva puerta hacia una realidad en la cual podemos influir, para crear modelos de personas excepcionales. A continuación te mostramos cuál es la fórmula de tres pasos para ser una persona excepcional.

Predisposición genética y talento natural

Todas las personas en el mundo nacemos con cierta habilidad en específico. Podemos ser buenos en lingüística, en números, en atletismo, en determinados deportes, en arte, en física, en música, en gastronomía o en lo que sea. Identificar nuestra habilidad innata, hace que sea más fácil luego poder seguir perfeccionándonos en ella.

Gran parte de las personas que han logrado alcanzar el éxito en cierta área o habilidad, lo han hecho porque han sido capaces de trabajar incesantemente en ciertas habilidades innatas que ya traen consigo desde su nacimiento.

Intenta ser creativo y descubrir para qué eres bueno. En muchas ocasiones, nuestra habilidad innata oculta se encuentra justo debajo de nuestras más intensas pasiones, por lo que solo debes de preguntarte qué es lo que verdaderamente te apasiona, para descubrir así en qué eres bueno.

Esfuerzo y voluntad

El hecho de que adquiramos habilidades innatas, no quiere decir que nos convertiremos luego en seres excepcionales, debido a estas habilidades. Hay muchas personas que nacen con talento en diversas áreas, pero al no desarrollarlas y complementarlas con trabajo duro y esfuerzo, estas se pierden fácilmente. La predisposición genética no basta para convertirnos en seres grandiosos, sino que siempre será necesario trabajar de manera disciplinada y perseverante, para conseguir así nuestros objetivos.

Las personas que desean destacarse por encima de otras, no pierden ni un minuto de su tiempo en cosas banales y sin sentido, sino que suelen trabajar día y noche hasta finalmente ver realizados sus objetivos. Es un trabajo agotador y un tanto frustrante, ya que debemos de hacerle frente a cientos de adversidades. Aun así, al final del camino todo habrá valido la pena.

Habilidades

La predisposición genética y las habilidades innatas conforman el 50% del porcentaje total entre los factores para convertirnos en seres excepcionales. El trabajo duro y el esfuerzo conforman otro 25%, y el 25% restante corresponde a una serie de diversas habilidades, la cuales aumentarán aún más las probabilidades de que nos convirtamos en los mejores.

Existen 5 habilidades necesarias para poder desarrollarnos de manera efectiva en lo que hacemos.

  • Entorno: Si te encuentras en un entorno positivo y de apoyo, tendrás más posibilidades de destacarte, que si te encuentras en un ambiente desmotivador y hostil.
  • Automotivación: Las personas que llegan al éxito, en su mayoría lo hacen porque desde un principio han confiado en ellos mismos, y han creído que eran capaces de llegar hasta donde han llegado. Confía en ti, y nadie ni nada podrá derrotarte.
  • Aprender de los demás: Las personas exitosas cuentan con mentores y personajes de referencia, de los cuales adquieren diversos aprendizajes y experiencias que enriquecen sus caminos. Asegúrate de rodearte siempre de personas que te inspiren y te motiven a seguir adelante.
  • Micro excelencia: Las personas excepcionales saben que gran parte de sus logros se lo deben a diversos comportamientos y actitudes diminutas las cuales han incorporado a su vida. Enfocarnos en los detalles más mínimos siempre podrá marcar la diferencia. La acción acumulativa de estas pequeñas acciones, puede darnos grandes resultados. Si quieres convertirte en un ser excepcional, empieza desde lo más mínimo.
  • Compromiso: Si quieres convertirte en un ser excepcional, intenta comprometerte con una sola causa, y no dejar que otras cosas te distraigan. Muchas de las personas que fracasan en su camino al éxito, lo hacen porque suelen entusiasmarse con otras ideas y planes que suelen interponerse entre ellas mismas y sus verdaderos deseos. Mantente siempre enfocado en tus objetivos iniciales.

La combinación de estos tres factores para convertirte en una persona excepcional, variarán siempre dependiendo de la persona y del área de trabajo. Aun así, se sabe que los tres suelen ser fundamentales a la hora de lograr el éxito. Si quieres convertirte en el mejor, ya sabes por dónde empezar.

Por Flor

Deja un comentario