Vie. Sep 17th, 2021

La planificación táctica suele ser un elemento tan fundamental para las compañías, que existen incluso algunas que suelen contratar sus propios equipos de consultores, los cuales se encargarán de realizar la panificación táctica empresarial. Al inicio, una empresa suele desarrollar objetivos a corto y a largo plazo. Para alcanzar estos objetivos, es necesario elaborar ciertas estrategias y tácticas de acción. A continuación te contamos todo lo que debes saber acerca de la planificación táctica.

Planificación táctica: lo básico

La planificación táctica o plan estratégico, es la serie de procesos mediante la cual los ejecutivos de una compañía pretender alcanzar sus objetivos. Toda empresa, por más pequeña que esta sea, debe de contar con su propia planificación táctica.

Las estrategias y tácticas suelen ser fundamentales a la hora de crear una buena planificación estratégica. Mediante estas acciones nos será posible hacer tangibles los procesos y pasos que nos llevarán finalmente a concretar nuestros objetivos. Es por este motivo que siempre será importante disponer de una buena gestión empresarial.

Gracias al planteamiento de objetivos, las compañías adquieren un grado de visión y expectativa elevado. Ahora bien, para poder alcanzar estos objetivos, será necesario elaborar un mapa de ruta detallado el cual incluya los distintos procesos y acciones a llevar a cabo.

Mediante el plan táctico es que estas acciones y procesos son asignados a los distintos colaboradores de la compañía. De esta manera, todos los empleados estarán trabajando con un mismo fin en común. Es importante destacar la importancia del trabajo en equipo, en este tipo de procesos empresariales.

¿Cómo elaborar un plan táctico para nuestra compañía?

Como lo hemos dicho anteriormente, es de vital importancia que toda compañía disponga de su propio plan de acción, mediante el cual se pueda así alcanzar los objetivos deseados. Una entidad que carezca de una planificación estratégica, carecerá también de objetivos y de visión a futuro.

Es normal que la planificación táctica sea denominada también como plan de acción a corto plazo, ya que por lo general es desglosada en diversas tareas y funciones, las cuales se realizarán por separado con el único fin de conseguir el objetivo final en común.

La clave fundamental a la hora de realizar un correcto plan táctico, radica en el hecho de delegar y asignar tareas a los diferentes miembros del equipo de trabajo. Pero además, se deben asignar acciones y actividades pequeñas, las cuales puedan ser medidas a corto plazo. Así mismo, el ejecutivo principal del proyecto siempre deberá de mantener un control sobre las distintas tareas y sus tiempos de ejecución.

La importancia de mantener el enfoque

Una buena planificación táctica debe enfocarse en uno o varios objetivos. Así mismo, para alcanzar estos objetivos es importante que cada colaborador de la compañía conozca muy bien cuál es la importancia de su rol. Un empleado que trabaja sin considerar los objetivos principales de la compañía, se desmotivará más fácilmente que uno que tiene muy en claro las metas a conseguir.

Los expertos en negocios, recomiendan elaborar planificaciones tácticas consistentes y a corto plazo. Un buen ejemplo de esto, puede ser por ejemplo el hecho de aumentar las ventas de una compañía el 30% en los próximos 12 meses.

Estrategia vs táctica

Uno de los mayores desafíos ante los cuales se enfrenta una compañía a la hora de elaborar su planificación táctica, es el hecho de distinguir la diferencia entre táctica y estrategia. Mientras que una estrategia se concibe más bien como un plan o una estructura sin resultados tangibles, las tácticas son nada más ni nada menos que pasos para llevar a cabo esta estructura o plan de acción.

Un buen proyecto empresarial debe de contar siempre con estrategias y tácticas para llevar a cabo e implementar dichas estrategias. Si los quieres comprender mejor, puedes pensar a la estrategia como el “¿qué voy a hacer?”, y a la táctica como el “¿cómo lo voy a hacer?”. Si comprendes bien estos dos conceptos, ya estás listo para crear tu propia planificación estratégica.

Recuerda que para el cumplimiento de objetivos, toda compañía deberá de contar con su propio plan de acción, así se trata de un pequeño emprendimiento. Aprender a organizarnos y a gestionar nuestras tareas, es el primer paso conseguir nuestro éxito laboral y personal.

Por Flor

Deja un comentario