Vie. Sep 17th, 2021

¿Sabías que las personas somos capaces de experimentar 5 tipos de miedos? Esta clasificación surge en base a las distintas intensidades, y al origen mismo del temor. Existen miedos imaginarios, que existen solo en nuestra mente, mientras que por otro lado, también existen temores reales. A continuación, analizaremos en detalle los 5 tipos de miedo a los cuales podemos llegar a enfrentarnos.

Los orígenes del miedo

Todas las personas hemos sentido miedo en algunos momentos de nuestra vida. El temor es una de las emociones negativas más comunes en el mundo, por lo que es difícil que alguien pueda vivir sin sentirlo. Existen diferentes circunstancias y situaciones, o incluso personas que nos generan miedo. Aun así, no todos los temores mantiene la misma intensidad.

A la hora de definir el miedo, tendríamos que hacer referencia a emociones desagradables asociadas en la mayoría de las ocasiones a sensaciones de angustia y ansiedad. Otra característica típica del miedo, es que resulta ser una emoción que se despierta ante la percepción de algún tipo de peligro. Existen personas que le temen a las arañas y a la oscuridad, y hay otras las cuales temen estar en completo estado de soledad. Los miedos son muchos, y varían de persona en persona.

Pasemos  a analizar a continuación los 5 tipos de miedos que podemos llegar a experimentar en nuestra vida.

5 tipos de miedo

Temor

El temor es una sensación en la cual generalmente predominan sensaciones de sospecha. Las personas sienten temor de que sus parejas las abandonen, o bien de que las cosas no salgan de acuerdo a lo planeado. Sin embargo, este suele ser el nivel mínimo en la escala de los 5 tipos de miedo.

Cuando hablamos de temor, hacemos referencia a una tensión latente, la cual puede ser originada por un objeto real o irreal. Por lo general, esta sensación surge cuando las personas depositan ciertas expectativas en otras personas o en algunas situaciones.

Miedo

Un paso más allá del temor, podemos encontrarnos con el miedo. La sensación de miedo puro surge cuando percibimos que existe un peligro ante nosotros. Al igual que en el caso del temor, puede tratarse de un objeto imaginario o real. El hecho es que la persona sí considera que se trata de un peligro verdadero. Esta sensación surge como una reacción ante el instinto natural de supervivencia.

El miedo en sí mismo, tiene la única función de proteger al ser humano del peligro, ya sea mediante un acto de huida o de lucha. Necesitamos del miedo para lograr sobrevivir ante situaciones de peligro.

Horror

Si escalamos un poco más en la escalera de los 5 tipos de miedo, podemos encontrarnos con el estado de horror. Podemos decir que el horror es el primero estado de miedo de alta intensidad. Se trata tan solo de una respuesta natural ante una situación de espanto. Por lo general, el horror nace al percibir una situación aterradora sorpresiva, la cual surge de la nada. Pensemos por ejemplo en una escena de una película de terror.

Sin embargo, debemos recordar que el horror es un tipo de miedo indirecto, ya que la persona no teme por su vida o por su bienestar, sino que tan solo se horroriza por una situación desagradable percibida. Por lo general, el horror no representa una amenaza como tal.

Terror

El terror es uno de los 5 tipos de miedo más intensos. Esta sensación es originada cuando percibimos un peligro que escapa a la comprensión de nuestra mente. Es por este motivo que el terror se compara casi con una sensación extraordinaria, ya que es ocasionado por algo inimaginable.

La acción que caracteriza al terror es la pérdida del control. La persona se encuentra paralizada ante la nueva sensación de peligro inimaginable, por lo que ni siquiera es capaz de actuar de la manera esperada. En este tipo de casos, la reacción de la persona puede ser dirigida en cualquier tipo de dirección.

Pánico

Por último, en el grado más alto del temor nos encontramos con el pánico. Se trata de una sensación de completa inestabilidad, ocasionada por un tipo de amenaza desproporcionada, que ni siquiera concuerda con la realidad. El descontrol es tan grande, que la persona puede llegar incluso a perder la consciencia, o bien a perder el control sobre sus esfínteres. En este caso también hablamos del típico estado de shock.

Es probable que todos en nuestra vida hayamos experimentado estos 5 tipos de miedo, o al menos un par de ellos.  ¿Has mirado una película de terror y te has quedado paralizado?, ¿Qué tipo de temor has experimentado en tu vida? Relátanos tu experiencia, ¡nos encantará leerte!

Por Flor

Deja un comentario