Vie. Sep 17th, 2021

Algunas personas no se sienten valoradas por su entorno. Este hecho puede llevar a que piensen que no son suficientes para los demás, o bien que las otras personas son demasiado interesadas y exigentes. Pues bien, es necesario saber que cuando no nos sentimos valorados por el mundo, es porque nosotros hemos permitido que esto suceda. Lo bueno, es que la clave está en nosotros mismos, y que siempre podemos revertir la situación. En este artículo te mostramos algunas claves para que aprendas a sentirte valorado por los demás.

¿Por qué no te sientes valorado?

Todos en algún momento de nuestra vida nos hemos sentido poco valorados por los demás. Solemos hacer todo para que las personas a nuestro alrededor estén satisfechas: somos amables con nuestros amigos, atendemos a nuestros hijos, somos amorosos con nuestra pareja y cordiales con nuestros padres. Sin embargo, en ocasiones la vida suele ser algo injusta, y lo que recibimos no se equilibra siempre con lo que estamos dispuestos a dar.

Cuando no nos sentimos valorados por los demás, nuestra autoestima y visión de nosotros mismos puede dañarse a tal punto de comenzar a auto percibirnos como un ser totalmente pequeño e insignificante. Lo bueno, es que siempre podrás tomar cartas en el asunto, para así trabajar en ti mismo y modificar tu percepción de la realidad.

Por otra parte, siempre existirán algunos factores ocultos que nos llevan a no sentirnos valorados por los demás. Veamos a continuación cuales son estos factores causantes de esta sensación.

Sentirte valorado: dar para recibir

Existe un concepto psicológico denominado “apego inseguro”, el cual es comúnmente reforzado en la etapa infantil de las personas. Los seres con apego inseguro, hacen muchas cosas por los demás, pero no porque verdaderamente los amen, sino por el simple hecho de que temen que el otro los rechace o abandone.

Cuando damos algo a otra persona, ya sea nuestro tiempo, un obsequio, nuestra amistad o nuestra atención, debe de ser porque verdaderamente apreciamos al otro, y no esperamos nada a cambio por nuestra acción. Las personas siempre se dan cuenta cuando actuamos por conveniencia.

En este aspecto, si quieres aprender a sentirte valorado por los demás, intenta crear lazos saludables con las personas a tu alrededor, para así crear relaciones auténticas y sinceras.

Enseñar a los otros cómo tratarte

Nuestras acciones y hechos cotidianos no hacen más que demostrar a los otros cómo queremos ser tratados. Si eres una persona muy complaciente, que siempre suele estar ahí para los demás, estás mostrando al otro que puede tratarte de la manera en que quiera, ya que pase lo que pase, tu actitud siempre serás incondicional.

Si quieres sentirte valorado por los demás, lo primero que debes de hacer es aprender a valorarte a ti mismo. Nunca hagas algo que no quieres, solo por el hecho de complacer a los demás. Marca bien tus límites, para así mostrarles a los demás que tienes personalidad, y que no deben de tratarte de cualquier manera.

Aprende a valorarte tú primero

Como lo remarcábamos en el punto anterior, antes de pretender que los demás te valoren, debes de aprender a valorarte tú mismo. En definitiva, el trato que obtenernos por parte de los otros, no es más que el reflejo del trato que nos damos a nosotros mismos. Valora tu tiempo, tus emociones, tus sentimientos y tus valores, y no dejes que nadie pase por encima de ellos.

El amor propio no es egoísmo, sino todo lo contrario. Las personas que no aprenden a amarse a sí mismas jamás podrán amar a los demás, ni logran que los otros las amen. En este punto, siempre será necesario trabajar con nuestras heridas y traumas infantiles. Existen muy buenas terapias para hacerlo de manera eficiente.

Acostúmbrate a ser la primera opción en tu vida. Escúchate y valórate lo suficiente, como para que puedas distinguir si estás rodeado por personas tóxicas o saludables. En el primer caso, ten el valor para alejarte de este tipo de seres, que lo único que harán es dañarte aún más. Recuerda que la única persona que estará durante toda la vida a tu lado, eres tú mismo. Conócete, date tu lugar, ¡y ámate por sobre todas las cosas!

Por Flor

Deja un comentario