Vie. Sep 17th, 2021

La filosofía zen es una escuela de la corriente budista, que se origina en China. Dicha práctica se basa en una estricta técnica de meditación. De hecho, la propia palabra “zen” significa eso, meditación. El objetivo de esta filosofía, es alcanzar el grado máximo de consciencia. En este artículo te contamos cuáles son los 7 principales principios de la filosofía zen.

Principios de la filosofía zen: un modo de vida

La filosofía zen tiene como objetivo final conseguir la conjunción entre mente y Universo. Se trata de una práctica trascendental un tanto curiosa, ya que no requiere del uso del intelecto o la lógica. Esta es una técnica basada únicamente en la continua práctica de la meditación.

La filosofía zen utiliza la meditación contemplativa como herramienta para lograr alcanzar el grado máximo de iluminación. Quienes practican este tipo de filosofía de vida, suelen sentarse en posición de flor de loto, cerrar sus ojos, y dejar que su mente se sumerja en un profundo estado de silencio. A continuación analizaremos cuáles son los 7 principios de la filosofía zen.

Las cosas que cargo son mis pensamientos. Son mi único peso. Mis pensamientos determinan si soy libre y ligero o pesado y agobiado”.

-Kamal Ravikant-

La mente es quien construye nuestras experiencias

En la filosofía zen se ha dejado muy en claro el hecho de que la experiencia no determina la realidad. De hecho, son nuestra propia mente y pensamiento los que le dan determinado significado a cada experiencia. La interpretación de la experiencia es tan solo una construcción de la realidad, y no la realidad misma.

Todos los días a cada momento, las personas escogemos nuestra perspectiva de pensamiento. En base a dicha perspectiva, es que construimos nuestra propia realidad. Es por este motivo que el zen nos invita a mirar la realidad con total libertad de pensamiento.

El yo no es más que una ilusión

Este es otro de los principales principios de la filosofía zen. El “yo” no es algo que pueda definirse y limitarse. Las personas han definido su propia esencia y la han limitado mediante etiquetas y definiciones absurdas.

Las personas buscamos inmortalizar el yo, para darle así un sentido que no tiene. Es por esto que solemos sufrir tanto. El yo es algo cambiante, que fluye y no se detiene.

El poder de la intuición

Las creencias de una persona solo limitan su capacidad de percepción. Cuando tenemos determinada creencia, solemos buscar estímulos exteriores que la respalden. Se trata de prejuicios instalados en la programación de nuestra mente. Quien carece de prejuicios y creencias, es alguien realmente libre.

El desapego como principal camino hacia la felicidad

El desapego es un concepto primordial en la filosofía zen. No se trata tan solo de desprenderse de objetos materiales, sino de comprender que todo tiene una función y una utilidad. Si miramos la vida desde este enfoque, podremos entender que las personas están con nosotros determinado tiempo, para así luego poder continuar su viaje. El desapego es la base del no sufrimiento.

Ser es más importante que hacer

Para la filosofía zen, la quietud es algo básico y fundamental. Si una persona quiere alcanzar su grado máximo de iluminación y llenarse de verdad, primero tendrá que aquietar su mente y eliminar todo de su interior. Para volvernos a llenar de cosas bellas, primero tenemos que dejar que lo malo salga. Es así que se inicia el camino de la sanación.

El sentido de la contemplación

La meditación contemplativa nos permite situarnos como un observador de nuestros propios pensamientos. Cuando meditamos, nos colocamos en un lugar desde el cual podemos observar sin juzgar. Esto nos hará comprender que somos mucho más que nuestros propios pensamientos. Solo necesitamos aquietar nuestra mente y contemplar.

La unidad es el estado natural de todo organismo vivo

La filosofía zen se encarga de explicar cómo el ser humano es una completa unidad con todos los demás organismos vivos. Estamos en sintonía y armonía con todo lo que sucede a nuestro alrededor. Estamos hechos por partículas de Universo, por lo que entonces nosotros mismos somos Universo. Si entendemos esto, hemos entendido todo.

No cabe duda alguna de que nos encontramos ante una práctica trascendental y pura. La filosofía zen es un modo de ver la vida totalmente diferente al cual estamos acostumbrados. Existen cientos de prácticas y técnicas que te ayudarán a transformar tu vida mediante la contemplación meditativa.

Por Flor

Deja un comentario