Jue. Jun 17th, 2021

En los últimos tiempos se ha visto fuertemente incrementada la exposición a programas de videollamadas y reuniones virtuales, por parte de personas procedentes de todas partes del mundo. Si bien es verdad que este tipo de aplicaciones pueden llegar a ser una gran solución ante el contexto actual, no debemos de olvidar el estrés que supone pasar varias horas de nuestro día en frente de una pantalla digital. En este artículo hablaremos del estrés causado por zoom y otros tipos de programas de similares características.

Estrés causado por zoom: un mal común de nuestros tiempos

Algunos investigadores de la Universidad de Stanford se han dedicado a estudiar los niveles de cansancio que padecen las personas que se encuentran expuestas constantemente a programas de reuniones virtuales, como efecto secundario de la situación actual.

Los programas y aplicaciones digitales han sido bien absorbidos por generaciones jóvenes y recientes. Por otra parte, las generaciones más avanzadas han sufrido fuertemente el impacto de la nueva virtualidad. Existen generaciones que han dedicado prácticamente toda su vida a realizar sus trabajos y tareas de manera presencial. Es en estos casos en los que la virtualidad ha sido menos digerida.

De todas las plataformas de videollamadas utilizadas en la actualidad, Zoom se ha convertido quizás en la más popular. De hecho, existen algunas personas que han catalogado al estrés causado por zoom como “Fatiga por Zoom”. Esta plataforma ha contribuido a la hora de lograr que personas de todo el mundo puedan conectarse entre sí, en tiempos de pandemia. Sin embargo, también existe la otra cara de la situación.

Estar en frente de una pantalla digital en una reunión sincrónica, y durante varias horas al día o a la semana, puede ser algo fatal para ciertas personas. El cansancio visual, los dolores de cabeza, las contracturas musculares, el fastidio, la irritabilidad y la falta de concentración, son solo algunos de los síntomas más preocupantes ocasionados por la exposición constante a este tipo de plataformas.

Ansiedad frente al espejo

De acuerdo a los estudios realizados por los investigadores de Stanford, una de las principales causas del estrés causado por zoom, es la denominada “ansiedad frente al espejo”. Esto refiere al agotamiento mental que implica, para una persona, el hecho de tener que verse constantemente reflejado en una pantalla de reuniones virtuales.

La denominada ansiedad frente al espejo sucede por una razón muy simple. Cuando una persona mantiene una conversación de manera presencial con otras personas, su único campo visual serán los demás interlocutores. Sin embargo, en reuniones virtuales las personas están obligadas a verse a sí mismas.

Estar constantemente al tanto de nuestros gestos, posturas y posiciones, puede llegar a causar grandes niveles de estrés y ansiedad. Las personas siempre queremos causar una buena impresión ante los demás. Esto nos lleva a que nuestro nivel de auto exigencia y autocontrol aumenten considerablemente en situaciones de reuniones virtuales.

Además, por otra parte, los estudios también han demostrado que la incertidumbre de no saber si los otros interlocutores nos están mirando o no, puede llegar incluso a aumentar los niveles de ansiedad ante este tipo de situaciones. Estar frente a una pantalla con otras personas, puede llegar a ser un acto de gran exigencia cognitiva, mental y emocional.

Reducir la ansiedad y el estrés generados por la exposición a Zoom

Existen muchas maneras mediante las cuales podemos disminuir el estrés causado por Zoom. La solución más fácil, es intentar disminuir en lo más posible las horas diarias de exposición a esta plataforma.

Otra opción altamente recomendada por expertos, es la de no mantener la cámara encendida durante todo el tiempo de duración de la reunión. Lo ideal es que las personas alternen momentos de cámara encendida y cámara apagada.

Además, también se ha recomendado realizar breves cortes en los casos en donde las reuniones sean de gran extensión horaria. Lo ideal es tomar un descanso luego de estar 40-45 minutos expuestos a una pantalla digital.

El estrés causado por Zoom y otras plataformas de similares características, es un tema que se encuentra aún en pleno desarrollo. Los investigadores saben que las nuevas tecnologías han llegado para quedarse. Es por esto que, poco a poco, será necesario ir implementando nuevas estrategias y técnicas para adaptarnos adecuadamente al nuevo mundo digitalizado.

Por Flor

Deja un comentario