Jue. Jun 17th, 2021

La ansiedad es un mal común de nuestros tiempos. Muchas personas suelen convivir con ella en su día a día. Los nervios, la angustia, la agitación, el cansancio, el malestar y los pensamientos que no paran de llegar, son solo algunos de los principales síntomas de este padecimiento tan perjudicial para nuestra salud. En esta guía te contamos cómo combatir la ansiedad, de la manera más sencilla.

6 claves para combatir la ansiedad del día a día

¿Sabías que entre el 3% y el 5% de la población mundial padece de ansiedad generalizada? Existen muchos factores que pueden desencadenar este padecimiento. Uno de ellos, es el estilo de vida tan agitado que llevamos las personas en la actualidad.

Si bien es verdad que la mayoría de las personas que padecen de ansiedad simplemente se acostumbran a convivir con este padecimiento, también es cierto que este hecho puede convertirse en algo perjudicial para la salud. Vivir con ansiedad es algo frustrante y atemorizante. Es por este motivo que a continuación te compartimos una serie de hábitos cotidianos para combatir la ansiedad, de la manera más simple.

Reduce el estrés en tus días

En la actualidad existen muchas fuentes de estrés cotidiano que pueden llevar a desencadenar graves cuadros de ansiedad. El trabajo, la familia, los niños, las tareas del hogar, los estudios, y muchos otros factores son los que pueden llevarnos a padecer de grandes niveles de estrés y ansiedad hoy en día.

Una de las mejores formas de combatir el estrés cotidiano es llevar con nosotros una agenda en la cual organicemos toda nuestra rutina. Intenta eliminar (o controlar) lo más que puedas todas aquellas situaciones de tu día a día que te generen cansancio y estrés. Y lo más importante…no olvides designar al menos una hora de tu día para tu propio descanso y satisfacción personal.

Practica meditación para combatir la ansiedad

Suena a tópico, pero la realidad es que la práctica de la meditación sí puede llegar a mejorar drásticamente nuestra calidad de vida, siempre y cuando la convirtamos en un hábito. Además, no necesitas meditar dos o tres horas al día. Con que lo hagas tan solo unos 15 o 20 minutos, tu vida comenzará a cambiar por completo.

No hace falta ser un experto en meditación, para poder realizar esta actividad. Tan solo ponte cómodo en tu silla o sillón, y coloca en tu dispositivo móvil una música suave y relajante. Asegúrate de dejar que tu mente quede totalmente en blanco. Durante esos 15 o 20 minutos, no deberás de pensar en absolutamente nada.

Conecta con tus sentidos

En la mayoría de las ocasiones la ansiedad suele generarse a partir de una mala asimilación de nuestras emociones. Cuando no conectamos con nuestros sentimientos y emociones, y no damos lugar a que nuestro interior se manifieste, todo lo que se ha reprimido tenderá a manifestarse mediante padecimientos somáticos o emocionales.

La inteligencia emocional es justamente la habilidad que nos permite canalizar nuestras emociones, para que así nuestro cuerpo no enferme. Aprende a escuchar lo que tu organismo tiene para decirte. Date tu tiempo, y no te apresures.

Concéntrate en el presente

En la psicología suele decirse que las personas que padecen de depresión están concentradas en su pasado, mientras que las personas que padecen de ansiedad lo están en su futuro. Si bien no hay que generalizar, esta teoría encierra una gran verdad. Si continuamente estamos pensando en lo que debemos de hacer mañana, el próximo mes o el próximo año, llegará un punto en el que nuestra mente colapsará.

Las personas debemos de aprender a entrenar a nuestra mente, para así prestar atención en el “aquí y ahora”. No está mal pensar en el futuro, siempre y cuando lo hagamos de una manera regulada y apropiada. No dediques la mayor parte de tu día a pensar en lo que sucederá mañana.

Duerme bien

Un sueño reparador será siempre un factor clave a la hora de garantizar un excelente estado de salud. Las personas debemos de aprender a descansar lo necesario cada día, para así poder rendir al máximo en las horas en las que estamos despiertos.

Por otra parte, es importante recordar que dormir bien no se trata tan solo de dormir 8 horas diarias. Debemos de aprender a crear hábitos de sueño que aumenten la calidad de nuestro descanso. Intenta irte a dormir siempre a la misma hora, no ingieras bebidas estimulantes antes de ir a la cama, desconéctate de los dispositivos psicológicos, etc.

Evita sustancias excitantes

Las personas con tendencia a padecer de ansiedad, deben de alejarse lo más posible de este tipo de sustancias. Cuando hablamos de sustancias excitantes nos referimos al té, al café, a las gaseosas y a cualquier otra sustancia capaz de generar un sobresalto en nuestro sistema.

Si bien es cierto que existen personas a las cuales estas sustancias no las afecta en lo más mínimo, no debemos de olvidar que existen quienes pueden llegar a padecer de graves inconvenientes de salud, gracias a este tipo de productos. Las sustancias excitantes no son recomendadas para personas que padecen de ansiedad.

Si padeces de ansiedad crónica, puedes comenzar hoy mismo a aplicar estos hábitos para combatir la ansiedad en tu día a día. Te aseguramos que, poco a poco irás notando los cambios en tu organismo. Es importante que aprendas a organizarte en tus rutinas, y por sobre todo, que aprendas a enfocarte tan solo en el “aquí y ahora”.

Por Flor

Deja un comentario